Cuentos Castrosos - Sobre destrezas divisorias

Sobre destrezas divisorias

La luz amarilla del foco ensucia la cocina. Saco con cuidado la cacatúa de la jaula y le arranco de un tirón la cabeza. Meto el cuerpo en la cubeta con agua hirviendo, lo saco enseguida, escurriendo muerte. Le arranco las plumas de colores mojados hasta dejar la piel desnuda y blanca. La abro en canal con las tijeras y la destripo meticulosamente.

Tal vez no sirva yo para nada más, pero no hay nadie más hábil e inteligente destazando un cadáver. Sé exactamente dónde cortar, donde fracturar, donde desprender. Casi nunca me atrevo a decírmelo, pero esta habilidad me causa un enorme orgullo personal.

Reservé la cabeza para el final. Me espera en la mesa, con los ojos ya opacos, pero aún con la mirada pícara.

La vida destrozona de ilusiones por excelencia no me concedió nada más, aunque tampoco nada menos, que esta destreza para dividir a los muertos.

.

.

.

.

.

.

Palabras detonantes
Isolda Eckhard Cacatúa / Blanca / Amarilla / inteligente / Destrozona / Pícara

Ilustración: @citlamugnoz