Cuentos Castrosos - Sobre abrumadoras realidades

Sobre abrumadoras realidades

La galaxia se abrió antes sus ojos cerrados.

No era para nada como lo había imaginado. No había estrellas, constelaciones, agujeros negros, frío infinito. Había sí algo innegable: infinito.

Infinito en forma de ausencia, una ausencia terriblemente blanca. 

Aterradora.

Abrió los ojos esperando que el marrón de sus pupilas le devolviera algo de sentido al agobiante blanco ausente. Distinguió a lo lejos una mancha que se acercaba: una enorme orca se detuvo a un par de metros de ella. De su lomo descendió un jinete, informe, al igual que el blanco infinito, incomprensible, abrumador. Quería cerrar los ojos y volver. Arrancárselos y descansar en la obscuridad, lejos y fuera de aquella blanquísima nada.

Aquel ser indescriptible puso un tridente a sus pies, por fin: algo donde reposar la vista, recuperar el alma. Tómalo, desgarra con él la realidad, vuelve al mundo.

Lo hice y volví como un águila, encerrada en una jaula diminuta, abrumadora.

.

.

--

Ilustración: @citlamugnoz